La vista en el bolsillo.

Por: Gonzalo Álvaro Saiz.

El fenómeno mercadillo es, desde hace muchos años, muy popular en nuestro país. Actualmente están legislados y es de conocimiento cotidiano el saber qué días son los que abre el mercadillo cercano. Esto se debe a que ya ha sido incorporado a nuestra vida diaria, todos hemos ido alguna vez a un mercadillo o a una feria de artesanía a comprar o curiosear que se oferta, pero, ¿por qué se ha extendido tanto este fenómeno?

Se podrían decir muchos aspectos, pero con la situación actual, me centraré en el aspecto económico, porque, a fin de cuentas, el primer vistazo es siempre al bolsillo. Claramente lo primero que pensamos cuando vamos a un mercadillo es que todo será barato, lo que es cierto es su mayoría. Si hablamos de los mercadillos normales, esos de “tres bragas dos euros” claramente encontramos ropa muy barata, gorros, gafas… en su mayoría copias de ropa de mayor calidad. Se trata de ropa de buen precio pero muy baja calidad, lo que a muchos les renta, ya que la mayor parte de marcas inflan sus precios de manera desorbitada. Es una buena opción para los que no quieren rascarse el bolsillo para tener ropa que puede pasar por marcas buenas, como por ejemplo las equipaciones de futbol. Esta es una gran competencia para los grandes negocios, que de no ser por ello, la gente se vería obligada a comprar allí, o directamente, no podría.

IMG_20150526_123733

Mercadillo de Mairena del Aljarafe. Foto de Gonzalo Álvaro Saiz (Mercadiblog).

Ahora hablemos de los otros mercadillos, me refiero a las ferias, ya sea de artesanía, o temática. En mi opinión, es lo contrario a un mercadillo normal. Me refiero sobre todo al precio. Es cierto que venden cosas difíciles de comprar, ya sea comida de otros países, utensilios, o joyas de artesanía, los precios se disparan de manera sobrecogedora. Aun así, estos mercados ejercen un poder magnético hacia los visitantes, movidos por la curiosidad, lo que hace que muevan gran cantidad de dinero en ese tiempo que está. Pongamos de ejemplo el Festival de las Naciones, a la cual acuden numerosos de visitantes, es como una visita obligatoria esa semana. Comidas, sobretodo, y artesanías nos incitan curiosear y consumir sus productos. Estos mercadillos están pensados para gente más pudiente.

Ya sea por su exotismo o por sus productos económicos, los mercadillos se han incorporado al día a día de la economía de cada hogar, y se abren camino en el ámbito económico. De todas formas, visitarlos es gratis y es siempre de gran interés.

Fuentes:

Gonzalo Álvaro Saiz (Mercadiblog)

Anuncios